Fiebre en el paciente críticamente enfermo: ¿tratar o no tratar?

Med Int Méx. 2017 enero;33(1):48-60.

Sánchez-Díaz JS,1 Martínez-Rodríguez EA,4 Peniche-Moguel G,2 Huanca-Pacaje JM,1 López-Guzmán C,1 Calyeca-Sánchez MV3

1 Médico adscrito, Departamento de Medicina Crítica.

2 Residente de segundo año de Medicina del Enfermo en Estado Crítico.

3 Jefe del servicio de Medicina Crítica.

Departamento de Medicina Crítica, Centro Médico Nacional Adolfo Ruiz Cortines, Hospital de Especialidades Núm. 14, Unidad Médica de Alta Especialidad Núm. 189, Instituto Mexicano del Seguro Social, Veracruz.

4 Estudiante de la Facultad de Medicina, Universidad Veracruzana, campus Veracruz.

Resumen

La fiebre es un signo común en la unidad de cuidados intensivos; implica el reto de descubrir su causa, por lo general refleja la existencia de infección, aunque puede tener origen no infeccioso o estar condicionada por síndromes de hipertermia. La Sociedad Americana de Enfermedades Infecciosas (IDSA, por sus siglas en inglés) y el Colegio Americano de Medicina en Cuidados Críticos definen la fiebre en pacientes críticamente enfermos como la temperatura igual o mayor a 38.3ºC. La fiebre es una reacción fisiológica compleja de alguna enfermedad, mediada por el incremento de las citocinas y la generación de reactantes de fase aguda. Existen diferentes métodos para medir la temperatura y los médicos debemos saber el grado de precisión y las limitaciones de cada uno de ellos. En la unidad de cuidados intensivos, la temperatura corporal puede medirse mediante diversas técnicas, entre las que el catéter en la arteria pulmonar se considera el patrón de referencia. La fiebre en los pacientes críticamente enfermos puede clasificarse en tres categorías principales: síndromes de hipertermia, origen infeccioso y no infeccioso. Un episodio de temperatura mayor o igual a 38.3ºC debe evaluarse. La historia clínica, el examen físico y las características de la fiebre (magnitud, duración, frecuencia y su relación con intervenciones diagnósticas o terapéuticas) son imprescindibles. Existe controversia en relación con el tratamiento de la fiebre; la evidencia actual le otorga un papel dual y opuesto, beneficios y perjuicios, de acuerdo con cada situación.

PALABRAS CLAVE: fiebre, unidad de cuidados intensivos, origen infeccioso, origen no infeccioso, tratamiento.

Fever in critically ill patient: To treat or not to treat?

Med Int Méx. 2017 January;33(1):48-60.

Sánchez-Díaz JS,1 Martínez-Rodríguez EA,4 Peniche-Moguel G,2 Huanca-Pacaje JM,1 López-Guzmán C,1 Calyeca-Sánchez MV3

1 Médico adscrito, Departamento de Medicina Crítica.

2 Residente de segundo año de Medicina del Enfermo en Estado Crítico.

3 Jefe del servicio de Medicina Crítica.

Departamento de Medicina Crítica, Centro Médico Nacional Adolfo Ruiz Cortines, Hospital de Especialidades Núm. 14, Unidad Médica de Alta Especialidad Núm. 189, Instituto Mexicano del Seguro Social, Veracruz.

4 Estudiante de la Facultad de Medicina, Universidad Veracruzana, campus Veracruz.

Abstract

Fever is a common sign in the intensive care unit, this involves the challenge of discovering its cause, usually reflects the presence of infection, but may have no infectious origin or be conditioned by hyperthermia syndromes. The Infectious Diseases Society of America (IDSA) and the American College of Critical Care Medicine define fever in critically ill patients as temperature equal or greater than 38.3°C. Fever is a complex physiological reaction to a disease mediated increase of cytokines and generation of acute phase reactants. There are different methods to measure temperature; physicians should know the degree of accuracy and limitations of each. In the intensive care unit body temperature can be measured using different techniques among which the catheter in the pulmonary artery is considered the gold standard. Fever in critically ill patients can be classified into three main categories: hyperthermia syndromes, infectious origin and noninfectious. An episode of greater than or equal to 38.3°C temperature should be evaluated. The clinical history, physical examination and characteristics of fever (magnitude, duration, frequency and its relation to diagnostic or therapeutic interventions) are essential. There is controversy regarding the treatment of fever, current evidence gives a dual and opposite, benefits and harms, role depending on the situation.

KEYWORDS: fever; intensive care unit; infectious; non-infectious origin; treatment

Correspondencia/correspondence

Dr. Jesús Salvador Sánchez Díaz

drsalvadorsanchezdiaz@gmail.com

Publicidad

Sobre el Autor

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *