El estado de Medicina Interna de México

Publicidad

The state of Medicina Interna de México.

Med Int Méx. 2017 septiembre;33(5):559-561. DOI: https://doi.org/10.24245/mim.v33i5.1624

Manuel Ramiro H1, J Enrique Cruz A2

1 Editor de Medicina Interna de México.

2 Coeditor de Medicina Interna de México.

En los últimos meses han aparecido diversas y múltiples controversias acerca de la bibliografía científica; se cuestiona cómo debe evaluarse el impacto de las citas obtenidas por un escrito en especial, la dificultad y complejidad de la revisión por pares y la distribución a través de diversas plataformas, incluidas las de acceso abierto.1,2

Las revistas científicas nacen por la necesidad de difundir el conocimiento entre los usuarios de las mismas, ante el avance científico el curso de las revistas se vuelve complejo o muy complejo. Además de la complejidad del conocimiento, la necesidad de difundirlo lo más rápidamente posible y la especialización en diversas áreas, la complejidad en las revistas surge porque los escritos son utilizados para evaluar a la ciencia. Los investigadores y las instituciones en que desarrollan su trabajo son evaluados por los resultados de su trabajo expresados en las publicaciones. Para ello se han desarrollado métricas muy complejas, pero que de manera simplista se resumen en las citas que obtienen los trabajos en escritos relacionados. Cuenta y cuenta mucho el tipo de revista en la que el escrito se publica y las citas que obtiene. La categoría de las revistas está dada porque los escritos ahí publicados en general reciben un mayor número de citas. El factor de impacto de una revista está dado por el número de citas que se reciben entre el número de trabajos publicados, en los dos años anteriores; entre mayor sea el índice de impacto de la revista en que se publica y mayor el número de citas obtenido, mayor el mérito del escrito. El financiamiento de la ciencia y de los investigadores depende principalmente de las publicaciones y los logros que se obtienen y que son evaluados fundamentalmente a través del factor de impacto, lo que vuelve muy complicado el papel de las publicaciones y de las revistas donde aparecen, por lo que el valor primordial ya no es la difusión del conocimiento entre el mundo científico, sino encontrar la aceptación y el reconocimiento del mundo de la investigación, fundamentalmente para poder continuar su trabajo a través de encontrar financiamiento para ello.

Gozan de factor de impacto las revistas agrupadas por Thompson Reuters, una compleja compañía editorial que tiene muchas otras aristas; recientemente se publicaron los resultados del año 2016,3 que cada año son esperados con gran expectativa. Muchos comentarios pueden hacerse a su alrededor, pero destacan que agrupa a 11,365 revistas en todo el mundo, que durante 2016 sólo 239 revistas ingresaron a este selecto grupo, que 57% incrementaron su factor de impacto, que 4% lo disminuyeron. En este grupo sólo están incluidas seis revistas mexicanas del área de la medicina, forman parte de este selecto grupo varias otras revistas publicadas en México, pero de otras áreas del conocimiento y de su investigación. Un índice alternativo al factor de impacto de Thompson Reuters es el SJR que realiza Scimago Scopus, otra compleja compañía editorial que hace también un complicado análisis bibliométrico, pero en un mayor número de revistas de más países, aquí se incluyen 28 revistas mexicanas del área de la medicina.4 Como simple comparación referiremos que España tiene 141 revistas en este registro, Francia 167, Brasil 88, Alemania 464, Reino Unido 1268, Estados Unidos 1830, llama la atención el número de revistas publicadas en Holanda, 522, aunque cuando uno lo analiza con cierto detenimiento observa que muchas publicaciones son realmente de otros países.5

Los resultados del SJR para Medicina Interna de México son alentadores, aunque no enteramente satisfactorios,4 para 2016 obtuvo un SJR de 0.149, en 2015 había tenido 0.116 y en 2014 0.111; pasó nuevamente al tercer cuartil (Q3) de todas las publicaciones que reúne Scimago Scopus, los dos años anteriores había estado clasificada en el cuarto cuartil (Q4). Ocupa el 11° lugar entre las 28 revistas mexicanas del área de la medicina.

Uno de los graves problemas por los que pasan casi todas las publicaciones en el mundo es el de su financiamiento, la participación de los grandes grupos editoriales ha venido a elevar los costos de publicación, en aras de pertenecer a estos grupos y tener la posibilidad de mayor difusión y mejor impacto, lo que sólo en algunas ocasiones se obtiene, ha conseguido que los gastos de edición se eleven. El ingreso a los sistemas de acceso abierto se han convertido en un mérito editorial; sin embargo, algunas compañías han tenido que subsanar los gastos incluyendo un costo para la publicación, lo que hace que los autores carguen con gastos que no siempre están incluidos en los costos de la investigación y que no todas, o ninguna, institución cubre. Algunos otros problemas acarrea el mundo editorial de la ciencia, la existencia de revisores que hagan una revisión por pares, justa, honesta y desinteresada. Vuela la pregunta si es correcto medir los índices de impacto a través de sólo la citación y si ésta debe hacerse sólo de los dos años anteriores. Lo mismo debe hacerse con la importancia del acceso abierto y el financiamiento de las revistas. La participación de la industria editorial que si bien ha permitido un incremento notable en la difusión de las revistas y de sus contenidos, ha incrementado sus costos.

Un problema pendiente por resolver es el papel que tienen las publicaciones que conservan la vocación original, difundir el conocimiento entre los posibles usuarios del mismo y aplicarlo en el manejo de los problemas cotidianos a los que se enfrenta. Este tipo de revistas no se encuentran en posibilidades de ser evaluadas por los sistemas actuales. Sus usuarios y lectores no son muy publicadores, por lo que las posibilidades de que las revistas sean citadas no son muy altas. Una revista que conserva esta vocación, la de ser un mecanismo de actualización para los médicos, es la Presse Medicale, que después de ser una revista de gran prestigio, ahora tiene un impacto bajo.

En Medicina Interna de México haremos el esfuerzo por conservar la vocación inicial y aumentar las citas que obtienen sus artículos. Para ello incrementamos los cuidados de edición, incluido el cuidado en el manejo de nuestro sistema OJS; buscaremos mejorar la comunicación con nuestros revisores, el grupo con el que contamos hace una labor meticulosa y desinteresada; continuaremos en el esfuerzo para ingresar al sistema Scielo y a los medios de acceso abierto y buscaremos obtener el registro DOI para los escritos de los autores que confían en nosotros. El financiamiento es un problema constante, pero se ha ido resolviendo paso a paso y hace muchos años (desde 1997 que se autofinancia) no significa una carga para el Colegio de Medicina Interna de México.

REFERENCIAS

1. http://blog.scielo.org/es/tag/evaluacion-de-la-ciencia/#.WXAPthB5N8E

2. http://www.ugr.es/~rruizb/cognosfera/sala_de_estudio/ciencimetria_redes_conocimiento/evaluacion_de_la_ciencia.htm.

3. http://scientific.thomsonreuters.com/imgblast/JCRFullCovlist-2016.pdf

4. http://www.scimagojr.com/journalrank.php?country=MX&area=2700

5. Ramiro M, Cruz JE. La evaluación de la ciencia. Rev Med Inst Mex Seguro Soc 2017;55(5):544-546.

Correspondencia/correspondence

Dr. Manuel Ramiro H

manuel.ramiroh@gmail.com

DOI: https://doi.org/10.24245/mim.v33i5.1624

Sobre el Autor

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *