Hiperuricemia e hipertensión arterial sistémica: ¿cuál es la relación?

Publicidad

Med Int Méx. 2018 marzo;34(2):278-287. DOI: https://doi.org/10.24245/mim.v34i2.1613

José Armando Vázquez-Ávila,1 Michael Zetina-Martínez,1 Jesús Duarte-Mote2

1 Residente de Medicina Interna, Hospital General de Toluca Dr. Nicolás San Juan, ISEM, Estado de México. Universidad Autónoma del Estado de México.

2 Médico adscrito al servicio de Medicina Interna, Hospital General de Toluca Dr. Nicolás San Juan, ISEM, Estado de México. Miembro del Consejo de Medicina Interna de México y del Colegio Americano de Médicos. Profesor titular de la especialidad en Medicina Interna, Universidad Autónoma del Estado de México.

Resumen

El ácido úrico es producto final del metabolismo de las purinas, transformadas finalmente a ácido úrico. No existe definición universal de hiperuricemia, en la práctica, el punto de corte es a partir de 6.8 mg/dL en plasma. Estudios experimentales han demostrado una correlación positiva lineal entre la presión arterial y las concentraciones de ácido úrico, así como disminución de las cifras tensionales al administrar tratamiento hipouricemiante con alopurinol. Se han identificado numerosos mecanismos a través de los cuales la hiperuricemia puede causar hipertensión: reducción de las concentraciones de óxido nítrico endotelial, estimulación de estrés oxidativo, expresión en las células de músculo liso del endotelio vascular de receptor URAT-1, activación del eje renina angiotensina, estimulación de la proliferación de músculo liso vascular, además, favorece la enfermedad microvascular renal. La evidencia reciente ha aportado nuevo conocimiento acerca de los múltiples mecanismos a través de los cuales el ácido úrico tendría un papel preponderante en la hipertensión arterial sistémica y en múltiples alteraciones metabólicas; sin embargo, hace falta desarrollar estudios clínicos a gran escala, bien diseñados, que comprueben de manera más contundente estas teorías, antes de considerar tratamientos enfocados en el manejo de la hiperuricemia asintomática en la práctica clínica diaria

PALABRAS CLAVE: Ácido úrico; hiperuricemia; hipertensión; alopurinol.

Hyperuricemia and systemic arterial hypertension: what is the relationship?

Med Int Méx. 2018 March;34(2):278-287. DOI: https://doi.org/10.24245/mim.v34i2.1613

José Armando Vázquez-Ávila,1 Michael Zetina-Martínez,1 Jesús Duarte-Mote2

1 Residente de Medicina Interna, Hospital General de Toluca Dr. Nicolás San Juan, ISEM, Estado de México. Universidad Autónoma del Estado de México.

2 Médico adscrito al servicio de Medicina Interna, Hospital General de Toluca Dr. Nicolás San Juan, ISEM, Estado de México. Miembro del Consejo de Medicina Interna de México y del Colegio Americano de Médicos. Profesor titular de la especialidad en Medicina Interna, Universidad Autónoma del Estado de México.

Abstract

Uric acid is the end product of purine metabolism, ultimately converted to uric acid. There is no universal definition of hyperuricemia, in practice, the cutoff point is from 6.8mg/dL in plasma. The relationship between hyperuricemia and hypertension has been demonstrated in many experimental studies. Experimental studies have shown a linear positive correlation between blood pressure and uric acid levels, as well as a decrease in blood pressure figures with therapy with allopurinol. Numerous mechanisms have been identified through which hyperuricemia can cause hypertension: reduction of endothelial nitric oxide levels, stimulation of oxidative stress, expression in smooth muscle cells of the vascular endothelium of URAT-1 receptor, activation of the renin-angiotensin axis,stimulation of vascular smooth muscle proliferation also favors the development of renal microvascular disease. Recent evidence has provided new insight into the multiple mechanisms through which UA would play a major role both in systemic arterial hypertension and in multiple metabolic alterations; however, large-scale, well-designed clinical studies are needed, which prove more conclusively these theories, before considering therapies focused on the management of asymptomatic hyperuricemia in daily clinical practice

KEYWORDS: Uric acid; Hyperuricemia; Hypertension; Allopurinol.

Correspondencia/correspondence

Dr. José Armando Vázquez Ávila

java_130@hotmail.com

DOI: https://doi.org/10.24245/mim.v34i2.1613

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *