Mensaje del Presidente. Reflexiones acerca de la Medicina Interna

Message from the President. Reflections on Internal Medicine.

Alfredo Cabrera-Rayo

Presidente del Colegio de Medicina Interna de México.

Me permito hacer dos reflexiones acerca de los retos, oportunidades y fortalezas de la Medicina Interna.

El abordaje de la pluripatología

Durante las últimas décadas hemos sido testigos del rápido avance de la medicina en aspectos científicos y tecnológicos. La cantidad de conocimientos desborda cualquier especialidad y puede parecer caótico el manejo de un enfermo, más aún cuando se trata de un enfermo con pluripatología que se caracteriza por múltiples enfermedades crónicas, mayor fragilidad, deterioro funcional, polifarmacia, alta mortalidad y elevado consumo de recursos sanitarios.

El abordaje diagnóstico integral a través de la historia clínica, el examen físico, el conocimiento fisiopatológico, la solicitud de estudios de laboratorio correctos y el tratamiento adecuado han distinguido a través de los tiempos el trabajo del médico internista.

Para este tipo de pacientes con pluripatología y polifarmacia el médico internista tiene, desde mi punto de vista, tres grandes retos:

a. Mantenerse como el experto en el abordaje diagnóstico integral utilizando sus habilidades clínicas como parte de su esencia.

b. Garantizar intervenciones efectivas, seguras, eficientes y sostenibles basadas en una medicina de alto valor.

c. Optimizar la terapia farmacológica en pacientes con tratamientos crónicos, reconociendo las potenciales interacciones farmacológicas “Primum non nocere”.

Medicina Interna de alto valor

Es una intervención basada en evidencia científica que confiere beneficios superiores a la probabilidad de causar algún daño, que considera las circunstancias de cada persona, sus valores y que respeta su punto de vista sin descuidar la relación costo-efectividad del abordaje clínico.

Debemos recordar que las “Guías de práctica clínica” son una forma de comunicación médica internacional, pero que no se puede obviar el razonamiento clínico, no se puede evitar preguntar al paciente ¿Cómo se siente? ¿Qué les preocupa? ¿Entiende su diagnóstico y tratamiento?

Una gran fortaleza de la Medicina Interna es la capacidad de realizar ese abordaje integral con análisis de los datos clínicos que llevan al diagnóstico adecuado y a una decisión terapéutica que considera riesgos para los enfermos y costos para los sistemas de salud.

No debemos olvidar los siguientes puntos de la medicina de alto valor:

a. El objetivo de la práctica clínica es aportar valor a la salud de las personas.

b. Las variables para medir las estrategias diagnóstico-terapéuticas incluyen riesgo-eficiencia-costo.

c. La decisión compartida entre el médico y el paciente es una expresión humana de la atención solidaria y respetuosa hacia las personas.

d. La fragmentación del cuidado de la salud incrementa la morbilidad, la mortalidad y los costos de atención, al mismo tiempo que reduce la calidad.

Concluyo considerando que el médico internista es el garante de la atención integral centrada en las necesidades globales de la persona, capaz de analizar al paciente como un todo y no como un grupo separado de órganos y sistemas.

Sobre el Autor

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *