Promoción y fortalecimiento de la clínica

Publicidad

Promotion and strengthening of the clinic.

Med Int Méx. 2018 marzo;34(2):171-172. DOI: https://doi.org/10.24245/mim.v34i2.2071

Manuel Ramiro H

Presidente del CMIM 2017-2018.

Después del XV Congreso Nacional de Medicina Interna que se llevó a cabo en León, Guanajuato, mi amigo Alberto Lifshitz me invitó a participar con él en un plan para justipreciar a la clínica. El Dr. Lifshitz durante largo tiempo ha sido defensor de la clínica y, como él sabe, yo he coincidido siempre con él, seguramente por ello la invitación.

Hemos elaborado un plan y justificaciones para su desarrollo y lo hemos presentado en el Colegio de Medicina Interna de México para aplicarlo dentro de sus actividades, lo que ha sido aceptado; algunas de las actividades del Comité para la promoción y fortalecimiento de la clínica se desarrollarán en el seno del Colegio, con la aprobación del Consejo Directivo y especialmente de su presidente, el Dr. Jorge Alberto Rodríguez García.

Con la deslumbrante emergencia de la tecnología médica se está corriendo el riesgo de que las actividades tradicionales de la clínica dejen de ser consideradas competitivas y se vayan marginando en el olvido. Si esto fuera lo mejor para la misión de la medicina tendría que considerarse un progreso, pero hay indicios de que esto no es del todo cierto, no sólo por las necesidades afectivas de los pacientes, sino incluso en términos de eficacia. La idea de esta propuesta es rescatar lo que es rescatable de la clínica, seleccionar lo que debe preservarse y reconocer lo que definitivamente debe desecharse, porque podría llegar a entenderse que la medicina clínica es el manejo de artefactos y la interpretación de los resultados; en realidad, es el manejo de la tecnología un auxiliar de la medicina clínica.

No se trata de promover a la clínica sólo porque ha sido utilizada a lo largo del tiempo y se trata de una manera clásica de ejercer la medicina, como si fuera en un sentido de moda vintage o retro. Queremos establecer un espacio de discusión para evaluar el valor actual de la clínica en términos de eficacia y eficiencia, tomando en cuenta siempre lo que resulta mejor para el paciente.

Desde luego, pensamos que la clínica es el inicio del camino y el camino mismo para establecer la relación médico-paciente, con lo que se llenan las necesidades afectivas del enfermo, la empatía, la comprensión, la solidaridad, la compasión; desde luego, siempre que el médico esté dispuesto a ofrecerlas y compartirlas. Pensar que la clínica no tiene valor puede hacer que los médicos lleguen a pensar que estos valores no tienen importancia o sitio en el manejo de los enfermos.

Creemos que la clínica analiza los resultados obtenidos a través de la tecnología, lo que realmente les da valor y permite explicarlos a los pacientes al permitir aterrizarlos al caso concreto, desde luego, es obligación del médico aclarar las dudas del paciente, las que no siempre quedan aclaradas por el resultado de las pruebas mismas.

La buena gestión clínica adecuada permite, además, establecer conductas de simplificación postecnológica y evaluar los costos de la atención médica con un ejercicio de la clínica. Además, permitirá dar explicaciones al enfermo que eviten deslumbramientos y espejismos ante la tecnología.

Hay múltiples estudios reportados en la bibliografía que analizan el papel de la clínica. Sólo comentaré los de dos áreas. Existen varias publicaciones que destacan el valor de la exploración clínica en las lesiones agudas de rodilla a tal grado que no bastan los hallazgos de la resonancia magnética, sino que incluso los hallazgos clínicos tienen mayor especificidad y mayor sensibilidad cuando se comparan con los hallazgos artroscópicos. Algunos estudios destacan que la exploración adecuada del tórax, incluido el análisis de los estertores, es de gran valor en el diagnóstico, la vigilancia de la evolución y la respuesta a la terapéutica en la insuficiencia cardiaca.

Queremos establecer un espacio de reflexión del que nazca un análisis del papel de la clínica en el manejo de los problemas del paciente, si se mejoran los resultados o no. Desde luego, se aceptarán las opiniones que puedan resaltar su papel, así como las opiniones que destaquen las maniobras clínicas que puedan ser ya obsoletas y deban pasar a la maleta de los recuerdos. Esperamos la participación de los internistas, porque si hay una disciplina que ha conservado el ejercicio de la clínica es la Medicina Interna, ojalá surjan comentarios, discusiones, análisis e incluso estudios experimentales que demuestren o no su valor.

Correspondencia/correspondence

Dr. Manuel Ramiro Hernández

manuel.ramiroh@gmail.com

DOI: https://doi.org/10.24245/mim.v34i2.2071

Sobre el Autor

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *